¿Qué significan las pesadillas de tus hijos?

Octubre 21, 2016

Da gusto ver a los peques de la casa durmiendo. En ese preciso momento en el que cierran sus párpados, comienzan a babear un poco y sus labios se ponen tiesos, te olvidas de todos los quehaceres que te han dado a lo largo del día y solo puedes pensar en lo angelicales que parecen.

Pero, ¡atención! No todas las noches son tan idílicas. Un pequeño enemigo acecha bajo la almohada: son las terribles pesadillas infantiles. ¿Sabes a qué nos referimos, verdad? Manotazos, movimientos bruscos, malestar y nerviosismo… Detrás de todos estos episodios hay una explicación. No siempre resulta fácil catalogarlos y por supuesto su significado puede variar, pero a continuación te damos algunas claves para interpretar los pavores nocturnos de tus hijos.

Antes de nada, es preciso diferenciar las pesadillas de los terrores nocturnos. En las primeras, el niño se despierta durante el sueño y recuerda su contenido, mientras que en el caso de los segundos, a pesar de llegar a incorporarse de la cama e incluso gritar, es muy difícil despertarle y no recordará nada de lo soñado. Las pesadillas se dan durante la fase REM, que suele coincidir con la segunda mitad de la noche. Al despertarse el niño muestra sensación de miedo y ansiedad. Por su parte, los terrores nocturnos aparecen en la fase No REM, coincidiendo con la primera mitad de la noche. Estas últimas se inician entre los 4 y 12 años. Las pesadillas se dan antes, entre los 3 y los 6 años. Ambas suelen remitir a medida que los niños crecen.

Centrándonos en las pesadillas y en su significado, hay varios elementos protagonistas de los sueños que a menudo se repiten y que pueden tener una u otra connotación psicológica y delatar los temores e inseguridades de los pequeños. Si tu hijo sueña con agua, por ejemplo, puede que su sueño tenga relación con la seguridad prenatal, mientras que las inundaciones, la lluvia o el mar tienen implícito un vínculo con la purificación. El fuego, por su parte, implica transformación o nuevos comienzos.

Una pesadilla bastante habitual son las caídas, vinculadas por completo a la ansiedad. Si en los sueños aparecen animales persiguiendo al niño, este busca protección ante alguna amenaza. Los monstruos indican que el niño quiere mejorar en algo y le resulta imposible. Si hay peleas entre monstruos, puede que tu hijo sufra acoso escolar de algún tipo. Si en lugar de monstruos hablamos de payasos, puede significar que el peque necesita reír más debido a una posible situación de presión o estrés. Por último, las pesadillas con ladrones revelan que el niño puede tener rivales a su alrededor y aquellas en las que aparecen presentes los padres tienen que ver con la búsqueda de protección.

En definitiva, no existe una regla para explicar las pesadillas al 100%, pero si estas se repiten a menudo, sí pueden tener alguna pequeña relación con los significados detallados. Para intentar evitarlas, lo mejor es darles la cena a los pequeños con margen de tiempo antes de que se acuesten y no ponerle series o películas en la tele o dejarles jugar a videojuegos que puedan crearles tensión y ansiedad. Desde Joopi no podemos poner fin a las pesadillas de tus hijos, pero sí ofrecerles alternativas para que se lo pasen joopiguay y se vayan a dormir más relajados. Y eso sí, tenemos la solución a una de las peores pesadillas entre los adultos: ¡los piojos de tus peques!

Comentarios cerrados.

  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Joopi Twitter

  • Compañia

    Joopi Kids Global, S.L.
    CIF: B87206132
    Dirección: C/ Dalia 26
    Teléfono: 636 617 930 || 910 291 245
    28933 - Móstoles - Madrid
    e-Mail: info@joopikids.es

Menu